La Reserva Nacional de Paracas celebra su 45 aniversario como una de las áreas naturales protegidas que permite apreciar la enorme belleza paisajística y singular biodiversidad que existe en el ámbito marino y costero de la región Ica.

La Reserva Nacional de Paracas posee una superficie total de 335,000 hectáreas y fue creada como área natural protegida por el Estado, el 25 de setiembre de 1975, para proteger muestras representativas de nuestros ecosistemas marino-costeros. Se ubica a unos 250 kilómetros desde Lima a través de la Panamericana Sur; es decir, a unas 3 o 4 horas en auto o bus.

Reserva Nacional de Paracas celebra 45 años como área natural protegida
Bandada de charranas elegantes voladoras.

Allí existen 1,500 especies de animales, entre ellas 216 de aves, 36 de mamíferos, 10 de reptiles y 168 de peces. Destacan, por ejemplo, tortugas, ballenas, aves de orilla, lobos marinos, pingüinos de Humboldt, nutrias, entre otras especies emblemáticas.

El Fondo Paracas de Camisea dispone un monto de 7 millones de dólares a perpetuidad en beneficio del área natural protegida, y es reconocido como el primer caso donde una empresa privada en Perú financia acciones de preservación y vigilancia de un área natural protegida en favor de la ciudadanía y el Estado.

También puedes leer. Ica avanza a la fase 4 de la reactivación económica desde el 1 octubre

Los investigadores del Programa de Monitoreo Ambiental Marino Costero de Camisea inventariaron que en la Reserva Nacional de Paracas existen, por ejemplo, más de 19 especies de ballenas, y 5 especies de tortugas de las siete que se encuentran en todo el planeta. La labor de preservar la biodiversidad permite el desarrollo sostenible de actividades como el turismo, la pesca, la maricultura y la investigación científica.

Reserva Nacional de Paracas celebra 45 años como área natural protegida
Lobos marinos.

Según sus estudios, la variedad del ecosistema de la Reserva Nacional de Paracas se debe a la temperatura templada del agua y al alto volumen de alimento que convive de forma armoniosa con la actividad pesquera que se desarrolla en Pisco, tan importante para el sustento de la región Ica.

A lo largo de la Reserva Nacional de Paracas, el Programa de Monitoreo de Camisea impacta en beneficio de la vida silvestre y de los pescadores, porque registra, estudia y detalla el comportamiento de los animales en tierra y mar. Ello ocurre, por ejemplo, con los delfines nariz de botella, reptiles y distintos tipos de moluscos, erizos y microorganismos como el plancton.

Fuente: Agencia Andina. Aquí puede leer la nota original.

Reserva Nacional de Paracas celebra 45 años como área natural protegida
Pingüino Humboldt en las Islas Ballestas en Paracas.