Desde el jueves de la semana pasada se desarrollan las tradicionales novenas en homenaje al Cristo Moreno de Luren, con ocasión de su anual fiesta del mes de octubre que congrega a miles de devotos que llegan de todas partes de la región, del país y del mundo.

En las noches, después de la misa, es concurrente la quema de vistosos castillos de cuatro a cinco pisos, que iluminan el cielo del santuario, alegrando a niños, jóvenes, adultos y ancianos que no se pierden un mínimo detalle de ese colosal espectáculo que también gozaron nuestros abuelos.

Lo peculiar es el orden y la seguridad en que se desarrollan las novenas, con un estricto control de fieles que ingresan al templo bajo la celosa mirada de los miembros de la Hermandad del Señor Crucificado de Luren que actúan como “soldados de Cristo”, vigilando que los devotos no excedan el aforo permitido y que aquellos que no alcanzaron un espacio en las bancas permanezcan en el atrio y exteriores, sin interrumpir o alterar el desarrollo del ritual católico.

Es importante resaltar el apoyo de la Policía Nacional y la vigilancia de los agentes del Serenazgo e inspectores municipales, quienes mantienen la alameda de Luren y el boulevard de la calle Piura libres de ambulantes y vivanderas.

Continúan novenas en honor al Señor de Luren con quema de castillos
Asistentes a las novenas del Señor de Luren aprecian la quema de castillos.

Las vivanderas, vendedores de poche, sandwichs de pollo, chanfaina, papa rellena, asado, pollo broaster, chicharrones y otras delicias típicas de las fiestas religiosas de octubre, a su debido tiempo fueron ordenadas y reubicadas para que no ocupen espacios públicos. Muchos informales permanecen ahora viviendas y casonas de la zona, manteniendo libre la zona de atracción turística.

Anoche le tocó al gremio de Señoras y Señoritas, así como a la notaría Ana Delgado Puppi. Esta noche la novena estará a cargo del Sindicato de Choferes de Ica y del estudio jurídico Uribe Villagarcía. Mañana estará a cargo del Patronato de Ica, Hermandad de Sahumadoras del Señor Crucificado de Luren y Hermandad del Señor de Luren de Los Angeles – EEUU.

Procesión sin ambulantes

El gran reto que les queda ahora a la alcaldesa Emma Mejía Venegas y a sus funcionarios de la Gerencia Económica y Seguridad Ciudadana es evitar que los tres mil informales que suelen llegar de Lima, se posesionen de las calles céntricas durante el recorrido procesional.

En el primer año de su gestión en el que no hubo pandemia, Emma Mejía logró con mucho esfuerzo y ayuda de policías y serenos, evitar que los ambulantes toman las calles durante la procesión. De manera que ya hay experiencia y quedó demostrado que sí se puede.

En años anteriores por la presencia de ambulantes casi ocurre una tragedia de grandes proporciones en plena procesión. La primera cuando explotó un balón de gas de una vivandera que se instaló en la antigua plaza Bolognesi y la segunda cuando dos bandas criminales se enfrentaron a balazos, generando pánico y amenaza de saqueo.

También se debe sumar el hecho trágico registrado hace nueve años, cuando explotó un balón de gas en una pollería de la calle Ayacucho, donde murieron carbonizados tres menores de edad. En esa ocasión de triste recuerdo, las calles céntricas fueron invadidas por ambulantes durante la procesión del Señor de Luren. Los bomberos demoraron más de media hora en llegar, debido a que las vías estuvieron ocupadas. Primero llegó la Policía que no contaba con herramientas para sofocar el incendio.