La Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas del Perú (Confiep), entregó hoy al Estado Peruano los primeros diez ventiladores mecánicos de un total de 237 para reforzar el sistema de salud pública, como parte del compromiso de apoyo del sector privado en la lucha contra el COVID-19.

Esta donación de ventiladores mecánicos se hace efectiva gracias al Fondo de Emergencia Confiep, a través del cual se canalizaron los aportes solidarios de más de 120 empresas, gremios y empresarios nacionales.

La presidenta de la Confied, María Isabel León, recordó que apenas se conoció el primer caso de COVID-19 en el Perú, se formó una cadena solidaria que comprometió al sector privado en la recaudación de fondos para la compra, fabricación y posterior donación de los equipos médicos, tanto al Minsa como a EsSalud, para preservar la vida de los pacientes afectados por el coronavirus.

“Los 22 gremios asociados a la Confiep estamos unidos y comprometidos en seguir reforzando esta cadena solidaria en beneficio de las poblaciones más afectadas por la pandemia. Sigamos uniendo esfuerzos, porque solo así, unidos, será más efectiva la ayuda que se brinde a las poblaciones vulnerables y refuercen al sistema de salud pública para enfrentar la emergencia sanitaria”, subrayó la presidenta de CONFIEP.

En la ceremonia de entrega, realizada en las inmediaciones del Aeropuerto Jorge Chávez, liderada por la Presidenta de la Confiep, el Presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, y el ministro de Salud, Víctor Zamora, se conocieron los primeros ventiladores mecánicos adquiridos a China, los mismos que fueron auditados por la empresa SGS en China, a fin de validar su óptimo uso en nuestro país.

Confiep puso en marcha el Fondo de Emergencia y el Comité de Crisis para la Alimentación que ha permitido que más de 120 empresas, gremios y empresarios se sumen a la cadena solidaria para la adquisición de 137 ventiladores mecánicos; financiar la fabricación local de otros 100, a cargo de la Marina de Guerra del Perú; la adquisición de 30 mil mascarillas KN95, la importación de 1,340 cilindros de oxígeno para el sistema de salud público; la entrega de 500 tablets, 40 monitores de signos vitales y 140 kits de colchones y almohadas; así como la entrega de más de 800 bonos solidarios a trabajadores independientes y 10 mil kits de alimentos para han sido distribuidos por el Hogar de las Bienaventuranzas.

El ministro de Salud, Víctor Zamora, junto el presidente de Consejos de Ministros, Vicente Zeballos, recibió este importante donativo de manos de la presidenta del gremio, María Isabel León de Céspedes, en los almacenes de la empresa Talma.

“Estamos muy contentos de recibir este apoyo porque la estrategia que el Ministerio de Salud viene desarrollando se denomina ‘La Salud nos Une’ y esta es una muestra de ello. La asociación entre lo privado y lo público es potente e igual lo es la asociación en todo el sistema público como lo venimos demostrando con la Seguridad Social, Las Fuerzas Armadas, las Fuerzas Policiales y las propias fuerzas del Ministerio de Salud. Solamente esa unidad ha permitido que nosotros podamos expandir nuestros servicios de salud”, señaló.

El titular de salud también recordó que, gracias a esta unidad, ha sido posible la expansión de laboratorios de diagnóstico molecular, los cuales se han multiplicado por 12 durante su gestión, de igual modo la capacidad hospitalaria se ha duplicado por 5, siendo la meta alcanzar las 20 mil camas de hospitalización para Covid-19 en los próximos dos meses.

“Estamos muy complacidos y agradecidos del esfuerzo privado que ahora se materialice en un elemento tan importante como son las Unidades de Cuidados Intensivos, cada una de las áreas UCI están llegando a su límite y estos equipos llegan a aliviar esa presión”, manifestó.

Por su parte, el presidente de Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, agradeció esta donación que es parte de un aporte mayor por parte de la Confiep ya que en los próximos días llegarán 100 ventiladores mecánicos.

“Cuán importante es esta articulación que tiene que darse entre distintos sectores. Esta pandemia demanda un compromiso de todos como país y esta es clara muestra de que cuando hay articulación, todo es posible”.

Reiteró que hay vidas humanas e historias invalorables detrás de cada uno de estos aparatos, que serán descentralizados.