El santuario del Señor de Luren, cerrado desde el pasado mes de marzo, reabrió hoy sus puertas a la feligresía, en medio de estrictos protocolos de bioseguridad ante el COVID-19.

Desde tempranas horas la feligresía formó cola para ingresar al recinto religioso por la puerta de la calle Piura.

Antes del ingreso al santuario, se cumplen los protocolos de bioseguridad y los miembros de la Hermandad del Señor Crucificado de Luren ayudan con la toma de temperatura y aplicación de alcohol en las manos de las personas que ingresan con su respectiva mascarilla. Igualmente, los fieles pasan por la desinfección del calzado.

Santuario de Luren reabre sus puertas bajo estrictos protocolos
Las personas respetaron el distanciamiento social y el aforo del recinto religioso.

Jóvenes y adultos ingresaron para elevar sus rezos a Dios y venerar la sagrada imagen del Señor de Luren.

Las personas respetaron el distanciamiento social y el aforo del recinto religioso que permite solo un tercio de su capacidad, es decir 125 personas, a fin de evitar la aglomeración de personas y prevenir el contagio del COVID-19.

Además, se ha señalizado las bancas que pueden ser utilizadas para sentarse a orar y las que deben permanecer vacías, con el fin de respetar el distanciamiento social.

Santuario de Luren reabre sus puertas bajo estrictos protocolos
Santuario de Luren reabrió sus puertas bajo estrictos protocolos, despues más de 7 meses.

El santuario estará abiertos los feligreses iqueños de lunes a sábado en el horario de 8:30 a. m. a 11:30 a. mm y en la tarde de 4:00 p. m. a 7:30 p. m. y los domingos de 9:00 a. m. a 12 m. y en la tarde de 4:30 p. m. a 8:00 p. m.

Francisco Chacón Sánchez, párroco de la Parroquia Santiago de Luren, pidió a las personas que presentan alguna enfermedad de riesgo, eviten acudir al santuario.

Santuario de Luren reabre sus puertas bajo estrictos protocolos
Francisco Chacón Sánchez, párroco de la Parroquia Santiago de Luren.