Los católicos y devotos de la Virgen del Rosario de Yauca, este año se aprestaban a celebrar los 319 años de la aparición de la venerada imagen, sin embargo, la pandemia por el COVID-19 que afecta a nuestro país, obligó a suspenderla.

A través de un comunicado, el rector del santuario, Jaime Michel Huamán Sánchez informó que la peregrinación, el tradicional barrido, la misa central y la procesión de Virgen del Rosario de Yauca, que se celebra tradicionalmente el primer domingo de octubre, queda suspendida.

Los actos litúrgicos serán trasmitidos por la página oficial de Facebook del Santuario Nuestra Señor del Rosario de Yauca para el beneplácito de los fieles y devotos.

CONOCIENDO LA HISTORIA

Son miles de fieles que llegan desde distintas ciudades del país a venerar a la milagrosa imagen que apareció el 3 de octubre de 1701; de acuerdo a la versión del investigador histórico de Ica, José López Melgar.

Según el especialista, de la aparición de la Virgen Rosario de Yauca se tiene tres versiones orales muy atrayentes, pero no tienen fundamentos reales de su originalidad, hasta la aparición de un artículo publicado en el Boletín Diocesano de Ica, del año 1947, quien, por primera vez, da detalles del acta original del hallazgo de esta milagrosa efigie.

“Recientemente se halló el acta original de su origen”, dijo.

LAS VERSIONES

Isabel Olivas, en su texto, da a conocer que la imagen la encontró una niña, quien descuido su ganado y su padre la encontró jugando con la virgen.

Rubén Vargas Ugarte, en su libro, Historia del culto a María en Iberoamérica, de 1931, menciona que por tradición se sabe que, un pastor bajando de la sierra la trajo consigo y habiéndose perdido al salir de Yauca, volvió sobre sus pasos, dejo a la imagen encerrada en una caja en el pueblo y prosiguió su viaje, durante su ausencia los vecinos examinaron el contenido del cofre y prendados de la efigie resolvieron quedarse con ella y tributarle culto.

También puedes leer. Contraloría identifica deficiencias en control y almacenamiento de balones de oxígeno en albergue inaugurado por Gallegos

Otros mencionan, que la trasladaron al pueblo más cercano, en donde la encerraron en una caja con candado, resultando extraño que desapareciera, siendo encontrada nuevamente en su lugar original.

El Boletín Diocesano de Ica, de 1947, da a conocer un documento, en donde hace referencia a la aparición de la imagen, que, según los testigos presenciales, mencionan que el acontecimiento ocurrió el 3 de octubre de 1701. Gracias a esa acta, sus nombres no quedaron en el olvido; fueron ellos Nicolás Ortega, Diego Gutiérrez, Francisco Córdova y Calixto Moreno.

Pandemia obliga a suspender la fiesta en honor a la Virgen de Yauca en los 319 años de su aparición
Vista aérea de la procesión de la Virgen de Yauca en el 2018.

“Nicolás Ortega, siendo las ocho de la mañana, sale de su casa para ver a sus peones que estaban trabajando en una acequia cercana, cuando de pronto al pasar por unas plantaciones, observa una pequeña imagen, que por las prendas que llevaba, supo que era la talla de una virgen, de inmediato llamo a su mujer Feliciana, para que la viera. Ellos intentaron levantar a la imagen, pero en vano fueron sus esfuerzos, porque no pudieron. Solicitaron la asistencia de don Diego Gutiérrez, pero tampoco pudo alzarla. Deciden entonces llamar a don Francisco Córdova, para que se enterase de lo sucedido, de pronto que llego se arrodillo, ganando las gracias; fue así que, uniéndose todos, intentaron nuevamente levantarla, no teniendo éxito, al darse cuenta que era voluntad de Dios, decidieron construir en el mismo lugar una pequeña capilla.

Iniciado los trabajos, se presentó don Calixto Muñoz Moreno, quien, al enterarse de la aparición de la imagen de la Virgen, ofreció donar el retablo. Poco después en compañía de su madre doña Marcelina Miranda y Bareto, le instalaron el retablo, ofreciendo también donar la pintura. Culminada la capilla, don Calixto Muñoz, pidió permiso a la Virgen, para que sea colocada en el altar, lo que hizo con mucha facilidad, ante el asombro de los presentes. A partir de ese entonces, inició la veneración de la milagrosa imagen de la Virgen del Rosario”.

El dato

Fray Ramón Rojas, fue quien inició el barrido al santuario en 1835, que luego se volvió tradición en los fieles y devotos.

Pandemia obliga a suspender la fiesta en honor a la Virgen de Yauca en los 319 años de su aparición
El 1835 se inició el barrido al santuario, que luego se hizo tradición.