La SUNAFIL, desde diciembre del 2020 hasta la fecha, ha incrementado la fiscalización laboral y la asistencia técnica a las empresas agrarias y agroexportadoras de la región Ica, así como se ha brindado atención inmediata a todas las denuncias laborales que presentaron los trabajadores en este periodo.

Sus inspectores del trabajo recorrieron los fundos en las provincias de Chincha, Pisco, Ica, Palpa y Nasca, articulando con otras entidades públicas, con los trabajadores y con los gremios empresariales, beneficiando a más de 186 mil 360 personas, entre trabajadores y locadores de servicios.

Trabajadores formalizados

Durante los recorridos realizados a los diferentes fundos se encontró a 4 mil 403 trabajadores que, por estar en situación de informalidad, no tenían derechos laborales ni atención en la seguridad social; sin embargo, a requerimiento de la inspección del trabajo, fueron registrados por sus empleadores en la planilla. A partir de ese momento, ya cuentan con estos derechos e inclusive sus familiares dependientes.

Cumplimiento de derechos laborales

A requerimiento de la inspección del trabajo se logró que las empresas cumplan con acreditar los derechos sociolaborales en favor de 21 mil 812 trabajadores, tales como el pago de sus remuneraciones, el pago y goce físico de los descansos por vacaciones, por descanso semanal obligatorio y por feriados no laborables; de igual manera, que se cumpla la jornada de las 8 horas diarias de trabajo, según los horarios de entrada y salida exhibidos; entre otros derechos. El cumplimiento oportuno de los derechos laborales evita conflictos y genera ambientes de trabajo enfocados en la productividad.

Mejores condiciones de seguridad y salud

Los recorridos por los fundos, en coordinación con los mismos trabajadores y empresas visitadas, contribuyeron a que se mejoren las condiciones de seguridad e higiene de 63 mil 280 trabajadores. Así, se logró que las empresas acondicionen los servicios higiénicos por sexo, con agua y con elementos de aseo, para hacer frente a la covid-19. En aquellos casos, donde no había agua o ésta era extraída de pozos, se logró que las empresas doten de agua potable, apta para beber y; que sus recipientes se ubiquen en lugares limpios y bajo sombra.

Se logró, también, que las empresas implementen comedores adecuados, en donde se respete el aforo y cuenten con separadores y medidas de higiene para evitar contagios por la covid-19 al momento de tomar los alimentos. De igual manera, durante los recorridos, se observó que a los trabajadores no se les otorgaba todos los elementos básicos de protección contra la covid-19, lo que se requirió a las empresas y éstas cumplieron entregando mascarillas, protectores faciales, protectores solares y alcohol. Finalmente, se logró que se les otorgue a los trabajadores, ropa y equipos de protección ante los peligros y riesgos del puesto de trabajo, cuando no hayan podido ser eliminados en su totalidad.