El Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU) ha resuelto denegar la solicitud de licencia institucional presentada por la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica (UNICA), debido a que dicha casa de estudios no reúne las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) establecidas en la Ley Universitaria.

Con esta decisión, la UNICA se convierte en la primera universidad pública que no supera satisfactoriamente la evaluación por parte de la SUNEDU.

Conozca cuales fueron los principales incumplimientos de la UNICA por lo que SUNEDU desaprobó el plan de adecuación presentado, a razón de que no contaba con acciones planificadas concretas y medibles.

Entre los principales incumplimientos en la evaluación de la universidad, cabe destacar:
  • La UNICA no presentó información completa en sus planes de estudios. Más del 80% de los planes presentados no acreditan contar con la información requerida, tales como modalidad de estudios, el grado académico y/o título profesional que otorgan, perfil del graduado y malla curricular.
  • Respecto a la gestión de la calidad, no demostró contar con instrumentos de planificación consistentes orientados a elevar la calidad académica ni articulados con los planes institucionales. A esto se suma que no evidenció la ejecución de acciones trazadas dentro de sus propios documentos de gestión.
  • En cuanto a la infraestructura, la UNICA no demostró contar con estándares de seguridad que respondan a las características y el funcionamiento de la Universidad, ni tampoco pudo garantizar la sostenibilidad de estos. Además, durante el 2019, se evidenció que incumple su propia normativa al respecto.
  • Los locales de la Universidad tienen espacios que contravienen el Reglamento Nacional de Edificaciones, puesto que existen ambientes con ventilación inadecuada, así como modificaciones que limitan la circulación y rutas de evacuación. Además, la Universidad no pudo garantizar la sostenibilidad del agua potable para el local principal de su sede en Ica.
  • No evidenció contar con espacios adecuados para acopiar desechos peligrosos. Tampoco demostró contar con procedimientos para la disposición de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). Durante las diligencias, se identificó además un incinerador en condiciones insalubres y con infraestructura precaria.
  • Se evidenció, asimismo, la falta de laboratorios y talleres que respondan a la oferta de las mallas curriculares de las carreras vinculadas a ciencias e ingeniería. Además, se constató que los laboratorios y talleres en funciones no contaban con equipamiento y mobiliario adecuado y en buen estado.
  • Se debe agregar que la Universidad no demostró la implementación de mecanismos y procedimientos estandarizados para la gestión de mantenimiento a nivel institucional, dadas las necesidades de los locales.
  • La UNICA no demostró contar con una política de investigación definida e institucionalizada y evidenció dificultades para desarrollar estrategias que fomenten la investigación en todas sus facultades. Esto se materializa en la desarticulación entre las líneas de investigación y proyectos, dado que, para el 2019, del total de proyectos declarados, el 42% no se vinculaba a ninguna línea de investigación vigente.
  • La universidad no demostró la adecuada gestión de los recursos presupuestales y humanos para la implementación de los mecanismos y normas orientadas a fomentar la investigación en todas las facultades. Tampoco demostró que hace seguimiento y monitoreo a los proyectos en curso para asegurar la culminación oportuna y rigurosidad académica en las investigaciones. A esto se suma que no logró acreditar que existan procedimientos específicos definidos e implementados para sancionar faltas éticas y proteger la propiedad intelectual.
  • No asegura la prestación ni sostenibilidad de los servicios complementarios. Por ejemplo, no garantiza la disponibilidad del servicio de salud en todas sus filiales. Tampoco acreditó ofrecer al menos tres disciplinas deportivas durante el 2018 ni 2019, al no contar con instructores para los talleres. Por último, en cuanto a servicios culturales, no pudo asegurar que se ofrezcan en todas sus filiales.
  • Los mecanismos de mediación e inserción laboral no son efectivos. Esto debido a que no acreditó contar con convenios marco específicos suscritos para el 70% de sus facultades. Asimismo, se identificó limitaciones en el funcionamiento de la Bolsa de Trabajo universitaria como mecanismo de apoyo. Desde enero del 2018 a la fecha, un solo estudiante de 91,318 personas registradas en la Bolsa de trabajo logró beneficiarse con una oferta laboral colocada en dicho sistema.

El proceso de cese

Como consecuencia de esta denegatoria, la UNICA deberá presentar a la SUNEDU un plan detallado y orientado a garantizar un proceso ordenado de cese de sus actividades académicas. De inmediato, la universidad queda impedida de convocar nuevos procesos de admisión y de captar nuevos alumnos mediante cualquier modalidad.

Además, la UNICA está obligada a mantener los indicadores que durante el proceso de evaluación de CBC fueron calificados de manera favorable. Los grados y títulos que la universidad emita durante su proceso de cese seguirán siendo válidos y serán reconocidos y registrados por la SUNEDU.

La SUNEDU ha remitido al Ministerio de Educación toda la documentación acerca del proceso de licenciamiento de la UNICA. Esto, con la finalidad de que el MINEDU, en su condición de ente rector del Sistema de Educación Universitaria, adopte las medidas necesarias para tutelar el derecho a la educación y garantizar la continuidad de los servicios, en el marco de las medidas fijadas por el Reglamento de Cese.

DATO

La UNICA opera desde 1970. Cuenta con cuatro locales en Ica (donde se encuentra su sede central) y tres filiales en Chincha, Nazca y Pisco. Actualmente cuenta con 19.400 estudiantes, 897 docentes y 99 programas de estudio vigentes. Durante el proceso de licenciamiento se desistió de 68 programas.